Su recuerdo (a mi amiga)

Cuando parece que el cielo se hunde y las nubes descargan la peor de las tormentas. Cuando te sientes pequeña, diminuta, ante la inmensidad de un universo que ha decidido actuar en tu contra y llevárselo… Llevárselo lejos.

Cuando nada es justo y la rabia te rompe los labios al morderlos con fuerza. Cuando te tiembla el alma y te duele el corazón, se desgarra y salen mares de dolor. Cuando todo parece un vacío inmenso y pierdes el equilibrio, y te encuentras a punto de caer a la nada más profunda.

Seguir leyendo Su recuerdo (a mi amiga)

Mi castillo de cristal

full-moon-2097326_640Lo sabía. Sabía que pasaría. Desde el principio, desde el inicio, desde que lo vi empezar. Lo sabía, y accedí, consciente e inconsciente a la mitad. Pero lo sabía. Siempre, es lo de siempre, la historia de nunca acabar. Mi corazón se oculta entre los muros de su castillo para evitar al visitante que vendrá, consciente en su realidad. Pero al final, cede y asoma su carita para dejarse ver un poco más, inconsciente, sin pensar. Y precisamente ahí, en ese momento crucial, otra vez aquella tempestad. Seguir leyendo Mi castillo de cristal

Jerusalén, la Nakba y Eurovisión

Dos imágenes.  Dos imágenes tomadas el mismo día, el 14 de mayo de 2018, en Palestina. Dos imágenes, sin embargo, muy diferentes. En una, personajes relevantes de la política estadounidense e israelí inauguran en Jerusalén la embajada de Estados Unidos, recién trasladada desde Tel Aviv, en un acto de gran pomposidad. En la otra imagen, un hombre palestino lleva a un compañero en brazos, huyendo de las balas israelíes en Gaza. Y es que, en un mismo día, Israel asesinó a 60 palestinos e hirió a más de 2.700 en la frontera con Gaza. Allí, alrededor de 40.000 personas se concentraron ayer para protestar precisamente contra esta acción de Donald Trump. Pero, ¿por qué? Seguir leyendo Jerusalén, la Nakba y Eurovisión

Ya no

El primer día de mayo se asoma y sigue este frío gris. Este sol entre nubes, este sol de voy y vengo, no me quedo. Como tú. Que te vas, y vuelves, y te vas… ¿Y quién sabe si volverás? Pero, mientras tanto, ajeno a mi corazón, lo ignoras sin más. No te importa, ¡qué más da! Si total, no hay nada más. ¿Qué cabe esperar? Nada, no hay nada más. Ni lo habrá.

Seguir leyendo Ya no

La Manada y la cultura de la violación

Nagore Laffage. Diana Quer. Son dos mujeres desgraciadamente conocidas por ser asesinadas por hombres que querían violarlas. Ellas se resistieron y fueron asesinadas. Con la sentencia de ayer, el tribunal envía un mensaje a todas las mujeres: si no te mata tu violador, ya se encargará la «Justicia» de matar tu credibilidad. Esto es muy peligroso. Seguir leyendo La Manada y la cultura de la violación

A Ulises

Apareciste de noche, temblando, pequeño. Unas manos amigas te traían sucio, calado, hambriento, con apenas cuatro meses a tus espaldas. Te faltaba media oreja que hoy es tu seña de identidad y que supongo reflejará las vicisitudes de tu breve pero intensa vida en la calle. Pasabas entre nuestras piernas frotándote y ronroneando, agradecido. Aquella noche dormiste sobre un triste cojín colocado en el suelo de la cocina. Y apenas nos estábamos preguntando si estarías cómodo, ya estabas dormido. En el séptimo sueño. Como si hiciera semanas que no dormías, que no descansabas tranquilo en el calor de un hogar.

Seguir leyendo A Ulises

Es la vida

Picture 118

Corre. Huye. Salta. Vuela. Sobre las nubes, allí, tan alto. Tan alto que no veas nada detrás de ti. Ni debajo. Tan alto que tus miedos no puedan alcanzarte. Allá donde puedas tocar tus deseos con la punta de los dedos. Allí. Tan alto. Y después, como un halcón, baja en picado, sin miedo. Baja, desciende tan rápido como la rapaz y siente el viento en tu cara a toda velocidad. Baja, lánzate al vacío y sumérgete de lleno en tus peores pesadillas. Míralas a la cara. A ellas. Y a tus miedos. Mírales fijamente a los ojos y diles que allí estás para quererlos. Porque son parte de ti. Seguir leyendo Es la vida

Una noche

9510617916_cab03e8471_z

El gemir del viento fresco
me susurra entre lamentos
que te escapas, que te vas,
que te escaparás de nuevo.

Llamaradas y ceniza
del volcán que hay en mi centro,
que se enciende y erupciona
con el calor de tus besos.

Cuando me pierdo en tu cuerpo
y me embriago con tu olor,
cuando la luna saluda
a través de tu colchón.

Seguir leyendo Una noche

Periodista y escritora