Tu voz

Un granito de arena arrastrado por el viento. Un granito más otro granito, y otro más… Y se formó la duna. ¡Y la duna se derrumbó! ¿Por qué? Porque volví a escuchar tu voz. Tu voz. Profunda y penetrante. Una de esas voces que a mí tanto me gustan y que me hacen alterar… Tu voz.

Fui creando una montaña con pequeñas cosas positivas que me iba brindando ahora la vida. Me iba alimentando de los placeres de una nueva vida sin ti (no por ello mejor). Pero esa duna que creé, esa montaña que tanto esfuerzo me ha llevado construir, ¡se derrumbó!

Pero no estoy triste… oh, no, qué va. Al contrario. Me encantó hablar contigo. Me encantó volver a escucharte decir cosas que echaba de menos. Tonterías, meras tonterías. Pero TUS tonterías al fin y al cabo. Juraste que querías verme. Yo te dije que no faltaba mucho.

Pero no voy a dejar que la ignorancia y la ingenuidad de antes me arrastren. No. Voy a estar contigo. Porque quiero. Pero no cerraré las puertas que se me abran de ahora en adelante. Te quiero y lo sabes. No puede ser. Así que lo aceptaré. Ya está aceptado. Pero quiero besarte. Lamento ser tan clara, pero yo poseo la claridad de la que tú careces. Y es así. Quiero besarte de nuevo. Sí. Quiero tocarte. Aun sabiendo que nada más puede pasar, quiero hacerlo. Quiero besarte.

Y quiero que al despertar, agazapada entre tus brazos, me susurres al oído cosas preciosas, y que tu voz se convierta en mi cómplice, en mi seguridad, en mi sueño. Quiero que tu voz no desaparezca nunca de mis recuerdos. Que si alguna vez he de olvidar todo lo que fuimos, la voz permanezca. Quiero recordarla. Quiero que, en mi lecho de muerte, antes de morir, lo último que oiga sea tu voz susurrándome al oído que aún me quieres. Porque es especial. Porque es única. Porque es tu voz. A pesar de los comentarios absurdos que puedan salir de tu boca; a pesar de las frases ridículas que articulan tus labios; a pesar de todo eso, es tu voz. Tu voz. Tu voz y nada más.

Foto: “Amanecer”, por Caótica